///El Gobierno anuncia la introducción de nuevos impuestos sobre los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas y los bancos ante la coyuntura económica internacional

El Gobierno anuncia la introducción de nuevos impuestos sobre los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas y los bancos ante la coyuntura económica internacional

El pasado martes 12 de julio, con ocasión del debate sobre el estado de la Nación, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció la creación de dos impuestos dirigidos a gravar los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas —eléctricas, gasistas y petroleras—, por un lado, y de las entidades financieras, por otro. Estos tributos tendrían carácter temporal y, según las estimaciones del Gobierno, aportarían una recaudación global de 3.500 millones de euros al año, que se destinaría a financiar la adopción de medidas destinadas a proteger el poder adquisitivo de los españoles, sensiblemente  afectado por el elevado nivel de  inflación, que tiene su origen en la actual coyuntura internacional.

En cuanto a la naturaleza de estos tributos, no se han detallado más aspectos que el hecho de que gravarán los beneficios extraordinarios que se prevé  obtengan estas empresas en 2022 y 2023 como consecuencia del incremento del precio de la energía y la anunciada subida de los tipos de interés y que serán de aplicación a las empresas con una facturación anual superior a 1.000 millones de euros. Será necesario, por tanto, esperar a la publicación de los primeros proyectos legislativos para conocer en detalle todos los aspectos de estos tributos, y en particular la definición y el método de cálculo de  los “beneficios extraordinarios” que se someterán a gravamen.

Por último, respecto del ámbito temporal, el Gobierno pretende que estos tributos entren en vigor a partir del 1 de enero de 2023 y extenderán su vigencia hasta el ejercicio 2024.

 

Ana de Isabel y Mario Acquaroni

By |2022-07-21T17:16:47+00:0021 julio 2022|Tags: |Sin comentarios

Deje su comentario